Buscar en este blog

lunes, 22 de noviembre de 2010

Leche con canela y limón

Este es un refresco que se puede realizar de forma muy sencilla. Es recomendable emplear leche semidesnatada para que el sabor de la grasa no entorpezca el de la canela. Es un buen sustituto de la leche - aún siendo leche - para aquellos niños que no son muy afectos a la misma.

INGREDIENTES :

1 litro de leche semidesnatada
1 piel de limón
1 rama de canela


Pelamos el limón para obtener una tira de cáscara cuidando de no coger la parte blanca de la misma ya que es amarga. Por tanto la peladura deberá ser ligeramente transparente.
Añadimos la piel y la canela en rama a 1 litro de leche y la ponemos a calentar  hasta que hierva. Vigilaremos para que en ese momento el cazo no desborde e inmediatamente reduciremos el fuego. El hervor se realiza para que la canela y el limón cedan su sabor a la leche. A continuación reducimos el fuego y mantenemos la mezcla sin dejar de remover unos diez minutos (removemos para que los saborizantes dejen todo su aroma en la leche).
Sacamos el fuego, retiramos la rama de canela y la peladura del limón, dejamos enfriar y luego colocamos en el frigorífico en una jarra lista para servir.
Bajo ningún concepto hay que añadir azúcar a este refresco que no le aportaría dulzor - la leche, gracias a la lactosa, ya es dulce de por sí - y sí que empeoraría sus propiedades nutricionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.